Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

¿Que es una SOFIPO y cómo puedes invertir en estas?

Las Sociedades Financieras Populares, mejor conocidas como SOFIPO, son entidades del sector de microfinanzas que ofrecen servicios de ahorro, crédito e inversión popular en zonas geográficas, rurales y periferias urbanas. Su propósito es fomentar el ahorro popular y expandir el acceso al financiamiento a personas, negocios o al segmento de bajos recursos que normalmente no tienen acceso al sistema financiero tradicional (bancos).

Las SOFIPO se rigen por medio de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y están constituidas como Sociedades Anónimas de Capital Variable. Además, están sujetas a diversas leyes y normas que regulan su operación, entre las que destacan:

  • Ley de Ahorro y Crédito Popular
  • Ley General de Sociedades Mercantiles
  • Ley de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores
  • Ley para Regular las Sociedades de Información Crediticia
  • Disposiciones de Carácter General aplicables a las Entidades de Ahorro y Crédito Popular y Organismos de Integración

Para invertir en una SOFIPO, es importante verificar que esté registrada ante la CNBV o en el sistema de registro de prestadores de servicios financieros (SIPRES) de la Condusef. Una vez hecho esto, se puede comparar las distintas opciones que existen en el mercado, considerando aspectos como:

  • Los rendimientos que ofrecen, que pueden variar según el monto, el plazo y la modalidad de la inversión.
  • Las comisiones que cobran, que pueden ser por apertura, manejo, retiro o cancelación de la inversión.
  • Los montos mínimos y máximos que se pueden invertir, que pueden ir desde 50 pesos hasta varios millones de pesos.
  • Los plazos que se pueden elegir, que pueden ir desde 7 días hasta 720 días o más.
  • Los beneficios fiscales que se pueden obtener, como la exención del ISR hasta por 25,000 Udis o unidades de inversión, equivalentes a unos 194,250 pesos.

Entre las SOFIPO más grandes de México, según el número de clientes, el saldo de la cartera y el nivel de capitalización, se encuentran las siguientes:

  • Libertad Servicios Financieros, con más de 2.5 millones de clientes, un saldo de cartera de más de 14 mil millones de pesos y un nivel de capitalización de IV, el más alto posible.
  • Fincomún, Servicios Financieros Comunitarios, con más de 600 mil clientes, un saldo de cartera de más de 2 mil millones de pesos y un nivel de capitalización de III.
  • Consejo de Asistencia al Microemprendedor (CAME), con más de 500 mil clientes, un saldo de cartera de más de 3 mil millones de pesos y un nivel de capitalización de III.
  • Ku-Bo Financiero, con más de 300 mil clientes, un saldo de cartera de más de mil millones de pesos y un nivel de capitalización de I.
  • Nu, con más de 300 mil clientes, un saldo de cartera de más de 800 millones de pesos y un nivel de capitalización de I.

Invertir en una SOFIPO implica un riesgo menor que otras opciones de inversión, ya que cuentan con un seguro que protege el ahorro de los clientes en caso de quiebra o revocación de la entidad. Este seguro se llama PROSOFIPO y cubre hasta 25,000 Udis por cliente, independientemente del número de cuentas que tenga en la misma SOFIPO.

Para acceder al seguro PROSOFIPO, es necesario que el cliente cumpla con los siguientes requisitos:

  • Tener una cuenta de ahorro o inversión en una SOFIPO autorizada y supervisada por la CNBV.
  • Presentar una identificación oficial vigente y el contrato de adhesión o el estado de cuenta que acredite la titularidad de la cuenta.
  • Solicitar el pago del seguro en un plazo no mayor a dos años contados a partir de la fecha en que se declare la quiebra o la revocación de la SOFIPO.
  • No ser socio, administrador, funcionario, empleado, comisario o auditor externo de la SOFIPO en cuestión.

El pago del seguro PROSOFIPO se realiza mediante un depósito en una cuenta bancaria a nombre del cliente o mediante un cheque nominativo. El plazo para el pago es de 90 días hábiles a partir de la fecha de solicitud.

En caso de que el cliente tenga un saldo mayor al que cubre el seguro PROSOFIPO, tendrá que esperar a la liquidación total de la SOFIPO para recuperar el resto de su dinero. Este proceso puede durar varios años y dependerá de la capacidad de la SOFIPO para recuperar los créditos que otorgó y vender los activos que posee. El cliente tendrá que presentar una reclamación ante el liquidador designado por la CNBV y comprobar la existencia y el monto de su saldo.

Para garantizar que los depósitos en una SOFIPO estén asegurados, es recomendable consultar el SIPRES de la Condusef, que es un sistema de registro de prestadores de servicios financieros que permite verificar la autorización, la supervisión y la cobertura del seguro de las SOFIPO.

La liquidez al invertir en una SOFIPO depende del tipo de inversión que se elija. Algunas SOFIPO ofrecen inversiones a la vista, que permiten retirar el dinero en cualquier momento sin penalización. Otras ofrecen inversiones a plazo fijo, que implican mantener el dinero por un periodo determinado y cobran una comisión por cancelación anticipada. En general, las inversiones a plazo fijo ofrecen mayores rendimientos que las inversiones a la vista, pero también menor liquidez.

Invertir en una SOFIPO puede ser una opción rentable, segura y socialmente responsable, siempre y cuando se elija una entidad autorizada, supervisada y asegurada, se compare las distintas alternativas que existen en el mercado y se diversifique el portafolio de inversión. Así, se puede obtener beneficios tanto para el propio patrimonio como para el desarrollo de las comunidades que acceden al crédito popular.

Foto de Mikhail Nilov