¿Te cuesta trabajo tomar decisiones?

¿Te has fijado que para muchos es realmente difícil tomar decisiones? Les supone un reto gigante, tan gigante que a veces termina afectando su salud emocional y física y también como efecto secundario la de los que le rodean. ¿Conoces a alguien así? Estas son algunas sugerencias que pueden ayudar.

Claro, hay decisiones sencillas como por ejemplo qué ropa ponerte dependiendo de la ocasión, pero hay otras más difíciles que pueden afectar tu futuro o tu vida y la de tus seres queridos ahora mismo. Por eso vale la pena pensar un poco.

No te preocupes demasiado

Los expertos han encontrado que no existe una única solución a los diferentes problemas. De hecho, señalan que la mayoría de las veces el éxito o el fracaso de una decisión depende de la persona y no de la decisión en particular. El doctor Theodore Isaac Rubin dijo: “casi siempre es la persona y no la opción en particular que ésta escoja, lo que hace que la decisión salga bien. “

Piensa de manera sistemática

Otra cosa que ayuda es hacer una lista de opciones, anotando ventajas y desventajas. Pensar de forma sistemática también implica tomar la decisión de acuerdo con tus prioridades y valores. Si tienes dudas, puede consultar con amigos experimentados y confiables.

Cortesía de Pexels

Cuando hagas esto es bueno tómate tu tiempo, imagina cómo serán las cosas si te decides por la opción A o la B. En otras palabras “Disfruta el proceso“. Si es posible deja por un lado tu lista unos días y luego vuelve con la mente fresca. Eso puede favorecer la creatividad y ayudarte más de lo que imaginas. Claro que no todas las decisiones pueden tomarse con tanta calma, pero cada vez que te sea posible hazlo.

Toma la decision

Piensa que posponer las decisiones es tan malo como tomar una mala decisión. Por eso una vez que evaluaste los pros y los contras de acuerdo con tus valores no caigas en la tentación de pensar “qué pasaría si hubiera… “, pues eso solo te provocará desgaste emocional.

Finalmente, ya que decidiste sigue adelante poniendo todo tu empeño y tu capacidad intelectual y física para conseguir el resultado que planeaste. Con el tiempo veras que unas decisiones son mejores que otras pero cada buen resultado fortalecerá tu capacidad de tomar decisiones y cada día lo harás mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.